¿Qué sabemos sobre las vitaminas?

La palabra “vitaminas” la utilizamos constantemente a lo largo de nuestro día. Sin embargo, ¿sabemos lo que realmente son? ¿Sus funciones? ¿Y sus tipologías?

La palabra “vitamina” la utilizamos constantemente a lo largo de nuestro día. Sin embargo, ¿sabemos lo que realmente es? ¿Sus funciones? ¿Y sus tipologías?

Las vitaminas son sustancias orgánicas accesorias que existen en pequeñas cantidades en los alimentos naturales. Son necesarias para el desarrollo y el mantenimiento corporal, ya que ayudan en el proceso de otros nutrientes, a la formación de células sanguíneas, de hormonas y del material genético y químico del sistema nervioso. Poseen una función reguladora. Las vitaminas son moléculas que no pueden ser sintetizadas por el organismo por lo que deben ser ingeridas en la dieta habitual. En definitiva, ¡realizan funciones esenciales en nuestro organismo!

Si tuviéramos que hacer un breve resumen de sus beneficios sería el siguiente:

  • Sintetizan las grasas
  • Producen hormonas
  • Conservan fuertes los huesos
  • Asimilan las proteínas
  • Transforman las grasas y los carbohidratos en energía

A su vez, podemos clasificar a las vitaminas en dos grandes grupos, según sus características. Por un lado, encontramos las liposolubles, aquellas que son solubles en grasa. A este grupo pertenecen las vitaminas: A, D, E, K, coenzima Q y F.

  • Vitamina A

Mantiene dentro de los niveles funcionales los epitelios del cuerpo, y actúa en el proceso visual. Esta vitamina es eficaz contra la queratinización excesiva, por lo que se emplea en pieles seborreicas y acneicas, y en menores dosis en pieles ásperas y escamosas. El exceso de vitamina A presenta carácter tóxico, afectando a los huesos (se reblandecen) y a los epitelios en general. Esta vitamina abunda en las verduras, hortalizas y frutas y además, en la leche y en el hígado.

  • Vitamina D

No es conocida su acción local aunque estimula los procesos de cicatrización y es muy emoliente. Su deficiencia produce entre otros trastornos el raquitismo. En dosis excesiva esta vitamina produce toxicidad, dando lugar a una desmineralización de los huesos, que se vuelven frágiles, y a la formación de cálculos renales. Esta vitamina abunda en los aceites de hígado de pescado, y se almacenan en la piel en forma de pro-vitaminas, que pasan a vitaminas por acción del sol.

  • Vitamina E

Es un buen antioxidante. Se le atribuyen propiedades estimulantes sobre la piel, pues previene las oxidaciones celulares causantes del envejecimiento. Esta vitamina abunda en los aceites vegetales, aves, mariscos, germen de trigo, alubias y margarina.

  • Vitamina K

Sintetiza sustancias necesarias para la coagulación de la sangre y el metabolismo óseo. Su carencia produce: escasa coagulación de la sangre, además de la disminución en la absorción intestinal de lípidos, que origina esteatorrea. Estos compuestos se encuentran en la mayoría de los alimentos, aunque la K1 se localiza fundamentalmente en las verduras y la K2 en la carne y el pescado.

  • Coenzima Q

Su función biológica es la de transportador electrónico en la cadena respiratoria, que sirve de unión entre las flavoproteínas y los citocromos.

  • Vitamina F

Es una mezcla de ácidos grasos no saturados, como los ácidos linólico y linoléico. Tiene acción emoliente sobre la piel, incrementando su elasticidad, las investigaciones le atribuyen un papel estimulante de la renovación epidérmica.

Por otro lado, encontramos las hidrosolubles, tal y como indica su nombre, solubles en agua. A este grupo pertenecen las vitaminas: del grupo B (B1, B2, B3, B6, B12, ácido fólico…), C y H.

  • Vitamina B1

Ayuda a convertir los carbohidratos en energía estimula el apetito y contribuye a realizar adecuadamente la digestión y las funciones nerviosas. Su carencia produce: el beri-beri, enfermedad que afecta al corazón, al sistema nervioso y a los músculos. Esta vitamina se encuentra en el cerdo, cereales integrales, cereales enriquecidos, germen de trigo y marisco.

  • Vitamina B2

Ayuda a asimilar los carbohidratos, proteínas y grasas. Mantiene sanas las mucosas. Su carencia prolongada provoca dermatitis, dificultades en la visión e inflamación dolorosa de la lengua y los ojos. En exceso no produce toxicidad, pues si bien se absorbe con rapidez en el intestino, se excreta con mucha facilidad. Esta vitamina abunda en los huevos, el hígado, las espinacas y la leche.

  • Vitamina B3

Necesaria para las enzimas que convierte el alimento en energía. Ayuda a tener apetito y a realizar adecuadamente la digestión y las funciones nerviosas. La enfermedad carencial es la pelagra, que se caracteriza por trastornos cutáneos dolorosos, con agrietamiento e infección de la piel y alteraciones digestivas, llegando en los casos graves hasta provocar la demencia. Esta vitamina se encuentra en aves, mariscos, semillas y nueces, patata, panes y cereales integrales.

  • Ácido Fólico

Necesaria para la formación de material genético (ADN y ARN). Ayuda a producir glóbulos rojos. La carencia de esta vitamina, imprescindible para el crecimiento de microorganismos provoca anemia, leucopenia y la interrupción del crecimiento. Estas vitaminas se encuentran en el cerdo, cereales integrales, cereales enriquecidos, germen de trigo y marisco.

  • Ácido Pantoténico

Su función metabólica consiste en activar el ácido acético y los ácidos grasos superiores en los procesos respiratorios junto a la cisteamina. La carencia de esta vitamina produce retraso en el crecimiento, reproducción alterada, despigmentación del pelo y necrosis corticoadrenal.

  • Vitamina B6

Desempeña un papel vital en el metabolismo y en la absorción de las proteínas. Interviene en la formación de los glóbulos rojos. Su carencia provoca afecciones de la piel, dermatitis y escamosidad, en algunos casos acompañadas de edema. Esta vitamina se encuentra en la carne, pescado, aves, cereales integrales, espinacas, batatas, aguacates.

  • Vitamina B12

Abunda en el hígado, huevos, levadura y, en menor cantidad, en la carne y la leche. Su carencia provoca la anemia perniciosa, consistente en una gran disminución de hematíes por anomalía en su maduración. Esta vitamina se encuentra solo en productos de origen animal, en especial hígado, huevos y lácteos.

  • Vitamina C

Importante para la formación de colágeno. Conserva sanas las encías, los dientes y los huesos.
Ayuda a prevenir infecciones y a cicatrizar cortes y heridas. Su uso repetitivo en cosmética inhibe el ácido hialurónico. Su carencia provoca el escorbuto, caracterizado por la inflamación de las encías, que se vuelven esponjosas, caída de piezas dentales, hemorragias y edemas; además aparecen articulaciones inflamadas y es difícil la cicatrización de las heridas. Las fuentes más abundantes de esta vitamina son las frutas y verduras frescas, siendo bajo su contenido en las carnes.

  • Vitamina H

Su carencia no suele ocurrir por defecto en la dieta, sino por una mala absorción intestinal, ya que las bacterias intestinales son capaces de su síntesis. Abunda en todos los productos naturales (cacahuetes, chocolate, huevos).

Desde hace un tiempo los mercados han recibido una nueva ola de productos alimenticios cuya finalidad es embellecer, es decir mejorar la piel, eliminar o reducir arrugas, resaltar el brillo de los ojos, mejora el cabello o provocar otros cambios que contribuyen a la belleza exterior de las personas. De hecho, grandes y conocidas marcas de los sectores de la industria alimentaria y la cosmética se están aliando para crear productos que compitan en el sector de la belleza con un futuro más que prometedor. Esto es lo que llamamos nutricosmética, término que hace referencia a un diverso número de cápsulas que, como sabemos nos permiten mantener nuestra belleza exterior desde el interior de nuestro cuerpo. Este tipo de cápsulas están formadas por complementos alimenticios que pese a llevar una dieta equilibrada y sana, nos faltan en nuestras comidas. La finalidad principal de la nutricosmética es alcanzar las capas internas encargadas de regenerar nuestra piel.

El mercado avanza y los terapeutas y profesionales de la belleza debemos estar a la altura. ¿Quieres saber recomendar productos nutricosméticos a cada inestetismo? En Barcelona Beauty School seguimos con el curso de cosmética y nutricosmética tanto en formato online como presencial de la mano de Carmen Pizarro, cosmetóloga de referencia en nuestro país.

19/06/2021

0Respuestas en¿Qué sabemos sobre las vitaminas?"

Deja un mensaje

Dirección

AVINGUDA PORTAL DE L'ANGEL, 23
PLANTA 2
08002 BARCELONA
Teléfono: 933 48 54 67

Horarios

Lunes a Viernes: De 9h a 20h Sábados: De 10h a14h

¡SÍGUENOS!

Instagram
Facebook
Follow by Email
Barcelona Beauty School French Kiss Beauty

Menús de configuración en el Panel de Administración

Instagram
Facebook
Follow by Email
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux